Borrar
Gregorio Barroso será homenajeado en las fiestas de la Piedad de este año. g. c.
«Los pozos se están secando porque no hay agua»

«Los pozos se están secando porque no hay agua»

Gregorio Barroso, agricultor jubilado, cree que el futuro del campo pasa por el regadío y ve con preocupación los precios

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 31 de julio 2023, 20:50

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Gregorio Barroso comenzó a trabajar por accidente a los siete años, fue jornalero y a los 18 se hizo cargo de las tierras de su suegro. A sus 82 años, este agricultor dice que volvería a repetir, asegura tras conocer que será homenajeado en las fiestas de Almendralejo.

–¿Sus comienzos en el campo cómo fueron?

–Yo empecé a trabajar de jornalero con las hijas de Félix García de la Peña, con las mulas en el cortijo de Bonaval, y seguí hasta que me fui a la mili. Luego ya me hice cargo de las tierras de mi suegro.

–¿Cuándo se compró el primer tractor?

–Cuando me fui al campo, un Ebro, un tractor chico, y también trabajaba con las mulas. Trabajaba las tierras de mi suegro, pero todos los años compraba alguna tierrilla, media fanega o lo que cayera. Luego ya cuando compré los tractores grandes para trabajar, ya fue otra cosa.

–¿Cómo se ve como agricultor?

–Yo creo que me ha ido bien porque he sido valiente. Compré los tractores, esos grandes, y le echaba muchas horas montado trabajando para otra gente, y le ganaba dinero, no puedo decir lo contrario. Pero muchas horas, muchas horas. Luego arrendé una finca y estuvimos diez años trabajándola. Me decían que la gente no quería comprar las fincas, así que yo les decía que cuánto querían y se la compraba, pero les explicaba que la iba a pagar en dos o tres años. Había veces que arreglaba yo la finca y la vendía antes de haberla escriturado a mi nombre. Pero ahora ya sí tengo muchas tierras. Luego ya mi hijo espabiló y trabajaba nuestras tierras con gente contratada y yo trabajaba con el tractor. Y cuando no tenía trabajo, me iba con ellos.

Nuevos cultivos

«Los frutos secos pueden ir, pero con regadío, con secano, no»

–Trabajó viñas experimentales.

–Trabajé más de veinte años las viñas de la Estación Enológica. Trabajamos esas viñas experimentales con los investigadores de la finca La Orden.

–¿Cómo ha cambiado el campo?

–Pues mucho. Hoy el campo es donde menos se trabaja de todos lados. A mediodía han terminado de trabajar, a las doce o así ya están por aquí. Se van temprano con las linternas y marchando. Y los tractores no son como antes. Yo que me he tirado dos meses y pico retirando pacas para el ganado, aquello era trabajar de sol a sol, porque en el cortijo era así.

–¿Se siente orgulloso?

–Si volviera a nacer, otra vez lo haría, porque a mí el campo me ha encantado. Es que todavía cuando se pone alguna finca, le digo a mi hijo que me la deje arreglar a mí. Yo sigo yendo al campo a diario a trabajar, pero voy a mi aire y por gusto.

Jornada

«Hoy el campo es donde menos se trabaja de todos lados»

–¿Cómo ve el futuro?

–A ver, pues yo creo que el campo tendrá que ir para adelante.

–¿Con vid y olivar?

–Es que con los años tan secos que están viniendo... Los frutos secos pueden ir, pero con regadío, con secano no. Igual que los olivos intensivos que están poniendo, con secano no tienen futuro.

–¿Cree en el regadío?

–Es que si no, imposible. Nosotros tenemos casi todas las parcelas de riego, con pozos de sondeo. Pero es que los pozos se están secando porque no hay agua. Nosotros estamos poniendo ahora olivos, pero para cogerlos con el paraguas, para disminuir la mano de obra, porque no hay.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios