Juan Bote es en la actualidad presidente del Círculo Mercantil. / g. c.

Juan Bote: «Soy una persona inquieta y no sé estarme quieto»

Empresario pionero en tecnología de sonido, músico, organizador del Acto Central durante décadas y ahora preside el Círculo Mercantil

Gloria Casares
GLORIA CASARES

En Almendralejo el apellido Bote es muy común. Son varias las familias que los llevan pero a menudo no guardan relación sanguínea entre sí. Es fácil tener algún amigo Bote o conocer a alguien con ese nombre. Pero cuando a alguien le hablas de Juan Bote, lo normal es que todo el mundo sepa de quién hablas.

Y es que Juan Bote ha sido un conocido empresario de la electrónica cuando aún no existía Amazon. Su tienda en la calle Real era frecuentada por mayores y jóvenes cuando se empezaba a poner de moda lo de ir escuchando música por la calle y aún no había móviles -los famosos walkman hacían su función-.

Pero ya antes Juan era batería de un conocido grupo musical de Almendralejo, lo que le llevó a tener después su propio establecimiento para organizar festivales musicales y conciertos. De ahí a organizar el Acto Central de las fiestas fue un paso, al fin y al cabo pocos conocían como él el tema de los equipos de sonido.

Ahora, a punto de llegar a los 80 años, preside una de las sociedades más antiguas de la ciudad, el Círculo Mercantil.

-¿Cómo se hizo empresario?

-Mi idea siempre fue una tienda especializada. Un día me acuerdo que me fui a Barcelona a la feria Sonimac y allí contacté con el expositor de Soni. Y tuvimos varios visitas aquí y me hice distribuidor en exclusiva de Soni con su tienda de la calle Real.

Su mujer se estableció con él en una tienda de corsetería y allí estuvo trabjaando hasta que ambos se jubilaron. Y ahora tengo una vida más tranquila.

-¿Aquella tienda tuvo mucho éxito, no?

-Con la marca esa que era puntera y fui pionero, la verdad es que sí. Durante varios años en el Casino hicimos exposiciones de productos y venían personas de muchos sitios a conocerlos.

-¿Pero siempre ha estado metido también en el movimiento asociativo?

-Sí, yo fui cofundador de la Coordinadora de Empresarios de Almendralejo (Ceal) con Pedro Guillén y Paco Muñoz Peral. Yo recuerdo el día que se creó, que aquí no había nada. Tuvimos una charla y propusimos organizar una reunión y la tuvimos en el pub El Abanico en la calle Ganaderos y de ahí salió la Ceal. Luego ya hicimos varias reuniones más y echó a andar.

-Y luego también Asemce.

-Sí, después ya, como yo tenía poco, cree Asemce con mi amiga Toni Díaz y varios empresarios más porque creíamos que debía haber una asociación de empresarios del centro, que es Asemce, porque aunque estábamos integrados en la Ceal, pero esto era un coto más reducido. Creíamos que teníamos que mirar por la calle Real y luego ya se extendió a la calle Pizarro, a Moreno Nieto y ahí estuvimos muchos años.

-Durante muchos años la gente te conocía porque organizabas el Acto Central de las fiestas de la Piedad, ¿cómo empezó esa aventura?

-Me reclamaron la dirección del acto central de la feria de la vendimia en 1973 y estuve treinta y tantos años.

Te cuento. La primera Fiesta de la Vendimia de Almendralejo la trajo aquí Ulrich Schlegel, el yerno de Alfonso Iglesias, que era un hombre muy inquieto, con mucha cultura y muy trabajador. Se fue por toda Europa y España para resaltar la vendimia. Le gustó mucho la de Jerez de la Frontera. Entonces el Ayuntamiento ya creó aquí la primera Fiesta de la Vendimia. Yo estaba por entonces en Gragera y ya tenía yo mis actividades de la música.

Y uno de los concejales de entonces, que vivía enfrente de Gragera, Sinfo Amado, llegó un día a la tienda y me dijo que si me incluía en la comisión de festejos del Ayuntamiento, que por entonces el alcalde era Tomás de la Hera. Y ya el segundo año empecé yo a organizar la Fiesta de la Vendimia porque Ulrich Schelgel ya decía que me quedara yo organizando y él estaba detrás de las bambalinas.

Tengo la satisfacción de que en esos más de 30 años estuve con muchos alcaldes. Primero Tomás de la Hera, luego Ángel Vázquez, luego Pabón, después José García Bote. Ahí no tenía yo nada en contra, todos me reclamaban y, claro, pensaba que si les decía que no, iban a pensar que lo hacía por la ideología, así que seguí. Esa es mi satisfacción y para todos tengo agradecimientos porque se han portado conmigo muy estupendamente y yo encantado de haber puesto mi granito de arena.

Entonces era más la tradición, los fuegos florales, ahora ya es más espectáculo. Yo luchaba mucho por la tradición y por la virgen, las chicas, reina y damas, y el folclore extremeño.

-¿Así que ya conocías el mundo del espectáculo y la organización de eventos?

-Yo era batería del grupo Play Boys. Yo he tocado con Karina y con el Dúo Dinámico.

También pusimos la terraza 'La parilla Espronceda' en los terrenos que antes había ocupado el antiguo cine Espronceda. Un jardincito que había en la esquina, allí hicimos festivales.

-Y ahora casi en con 80 años preside el Círculo Mercantil.

-Sí, como soy una persona inquieta y no sé estarme quieto. Fue directivo muchos años del Círculo mercantil, primero con Antonio Díaz y luego con Pepe Alonso. Hace un tiempo me reclamaron y aquí estoy como presidente. Para mí es un honor ser presidente de esta institución.