Borrar
La plaza de Extremadura acogió un macrobotellón en las horas previas al partido P. G.
Las dos caras de la Copa del Rey

Las dos caras de la Copa del Rey

El comportamiento de los aficionados radicales del Real Betis empañó la fiesta que vivió la ciudad durante las horas previas al partido

Paco Galeano

Almendralejo

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 3 de noviembre 2023, 08:30

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Almendralejo hace balance. Pasado el tsunami de acoger una eliminatoria de Copa del Rey con un equipo tan mediático como el Real Betis, es hora de analizar lo bueno y lo malo que supone acoger una aglomeración tan importante. Ya lo dijo su alcalde el pasado lunes cuando fue preguntado por los beneficios o perjuicios que el partido aportaría para la ciudad. «Tocará pagar al ayuntamiento» fue la respuesta del José María Ramírez, y muy alejado de la realidad no estaba.

El lado positivo de la balanza, está claro. Los beneficios para la hostelería fueron más que evidentes. Hoteles, bares y restaurantes alcanzaron, e incluso en algunos casos superaron, sus expectativas. Lo que provocó que algunas cajas de estos negocios triplicasen lo conseguido cualquier otro festivo del calendario.

Pero el hecho de recibir a uno de los equipos con más seguidores de nuestro país también conlleva su parte negativa. Sin meter en el mismo grupo a todos los aficionados del Real Betis, ya que prácticamente la totalidad de todos ellos tuvieron un comportamiento excelente, algunos grupos aprovecharon su visita para tener un comportamiento incívico y dejar una imagen negativa. Más allá de la basura generada por una aglomeración tan grande, algunos radicales provocaron importantes destrozos tanto en el mobiliario urbano como en elementos exteriores de varios negocios de hostelería.

La zona más afectada fue la Plaza de Extremadura, y más concretamente la churrería El Pilar. Con el negocio cerrado al público, un importante grupo de seguidores se posicionaron en la puerta del mismo. Allí pasaron las horas previas al partido, provocando daños en la fachada del local y dejando por los suelos el toldo que cubre las mesas en el exterior.

Una vez pasado el partido el alcalde, José María Ramírez, señala que «hay efectos colaterales, pero hay que quedarse con lo positivo y aprender para otras ocasiones». El alcalde se comprometió a ayudar a los negocios afectados cuyo seguro no cubra los daños ocasionados.

Una reacción más a los ecos de lo ocurrido en las horas previas al partido llegó de la mano del Partido Polular. En un comunicado, los populares acusan al equipo de gobierno de Almendralejo de «falta de previsión, por no haber previsto la posibilidad de actos vandálicos de grupos de aficionados radicales». Desde el PP local se muestran favorables a que la ciudad «sea sede de eventos deportivos que supongan un beneficio. Lo que no está reñido con que se establezca un control más exhaustivo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios