Los jugadores del Extremadura, ayer en su vuelta a los entrenamientos. J.M. ROMERO

Esta tarde finalmente habrá partido en el Francisco de la Hera

La plantilla del Extremadura UD ha desconvocado la huelga y jugará a las 19 horas frente al Calahorra, pero las peñas mantienen la manifestación

Gloria Casares
GLORIA CASARES

Finalmente habrá partido esta tarde en el estadio Francisco de la Hera. La desconvocatoria de la huelga de la plantilla ha permitido que hoy el equipo se enfrente al Calahorra en partido oficial a partir de las 19 horas. De no haber sucedido así, el club hubiera sido expulsado de la competición.

Lo que sí se mantiene esta tarde es la convocatoria de una manifestación por parte de la Federación de Peñas del Extremadura. Está previsto que arranque a la cinco de la tarde de las puertas del Ayuntamiento para después seguir hasta el estadio.

El partido entre el Extremadura y el Calahorra va a ser especial por todo lo que ha tenido que ocurrir para que el choque finalmente se juegue, como informa el periodista Raúl Peña en el diario HOY. A principio de semana todo hacía indicar que el encuentro estaba más cerca de no jugarse que de hacerlo. Además, jugadores como Kike Márquez aseguraron durante la semana que sin cobrar el equipo no iba a jugar. El tiempo estaba en contra de la directiva azulgrana, que buscaba a la vez inversión y una solución.

El dinero no llegó, pero sí se produjo un acuerdo que ha desbloqueado la situación y que ha permitido que los jugadores, excepto Saúl González, que se ha marchado del club, jueguen ante el Calahorra. Si la inversión no llega antes de enero, los jugadores podrán obtener la carta de libertad.

Por todo ello se va a jugar un partido en el que la afición volverá a mostrar su apoyo total a los jugadores y cuerpo técnico y su desacuerdo con el presidente del club, Manuel Franganillo. Antes del partido habrá manifestación, pero el equipo de Manuel Mosquera solo se quiere centrar en lo que pase sobre el terreno de juego.

El Extremadura volverá a competir dos semanas después tras su incomparecencia en el partido ante el Deportivo de la Coruña. Con tres puntos menos en la clasificación, los azulgranas llegan al encuentro ante el Calahorra en puestos de descenso y a tres puntos de la salvación.

Estos 15 días sin competir han permitido, mirándolo por el lado positivo, recuperar a jugadores que estaban tocados como Kike Márquez y Fran Cruz, aunque aún hay lesionados. Villacañas y Dani Pérez se pierden el partido con seguridad, y Sergio Gil es seria duda. Además, Nico Hidalgo no va a jugar y Saúl González se marchó del equipo hace un par de días.

Sin embargo, Manuel Mosquera espera que los acontecimientos de los últimos días refuercen al equipo para que se centre solo en lo que pasa sobre el terreno de juego. «Lo que ha pasado esta semana ha sido muy bueno y nos ha reforzado como club. Es una gran noticia, pero no quiere decir que haya relajación en ningún sentido», señaló Manuel Mosquera en la previa del choque.

El entrenador del Extremadura espera que su equipo compita bien ante un Calahorra que llega tras ganar por tres a cero ante el Tudelano. «Vamos a hablar de fútbol, porque toca el Calahorra y un partido muy complicado. Toca comenzar una remontada, que nos la merecemos todos y que queremos hacer, aunque sabemos que es muy difícil», sentenció Manuel.

Además, el técnico tuvo palabras de agradecimiento hacia Saúl González, que ha sido el único jugador que ha abandonado el equipo tras el acuerdo con el club. «Tenemos que poner en un sitio muy elevado a Saúl González. Ha estado jugando con mil molestias y ha sido honesto y honrado en el campo», destacó el preparador gallego.

El Extremadura buscará los tres puntos ante su público, pero el rival no se lo pondrá fácil. El Calahorra ha tomado la senda de una buena racha de resultados que le han permitido tomar aire con respecto al descenso. Los tres últimos partidos de los riojanos se han saldado con dos victorias y un empate para los de Eduardo Docampo.

Esto le ha permitido tener tres puntos de ventaja sobre el descenso y encarar los próximos partidos con algo de aire, después de haber estado inmerso en los puestos de peligro durante varias jornadas. El técnico ha dado con la tecla y ha hecho un Calahorra fuerte en casa, pero que a domicilio no gana desde principios de octubre y solo ha conseguido un punto en sus últimos tres partidos.

El Extremadura buscará los tres puntos en su reencuentro con un terreno de juego, mientras que el Calahorra quiere mantener su buena racha de victorias y aventajar en más puntos a los azulgranas.