Las peñas han iniciado la manifestación en el Ayuntamiento y la han concluido en el Francisco de la Hera. / g. c.

Las peñas del Extremadura UD piden que «se dé solución o se dé un paso al lado»

Han leído un manifiesto a las puertas del estadio para lamentar que los trabajadores del club lleven seis meses sin cobrar

Gloria Casares
GLORIA CASARES

Las peñas del Extremadura UD que se han manifestado en la tarde de este sábado en Almendralejo para protestar por la situación económica que está atravesando el club han pedido a gritos la dimisión del presidente, Manuel Franganillo.

Un centenar de personas, representantes de la veintena de peñas azulgranas, han protagonizado una manifestación de protesta, convocada por la Federación de Peñas del Extremadura UD para protestar «por lo mal que se ha gestionado todo y que nos ha llevado al filo de la desaparición esta semana», según ha declarado el presidente en funciones, Juan Carlos García Calderón.

La manifestación ha comenzado a las puertas del Ayuntamiento de Almendralejo y ha seguido por varias calles céntricas avanzando hasta llegar al estadio Francisco de la Hera justo cuando comenzaban a entrar los jugadores del Calahorra, equipo con el que ha disputado el encuentro el Extremadura.

Los representantes de las peñas han portado varias pancartas en las que se podían leer mensajes como «Sos Extremadura» o «No dejes morir un sentimiento» mientras caminaban ondeando las banderas azulgranas del club de Almendralejo.

A las puertas del estadio azulgrana, García Calderón ha leído un comunicado en el que ha afirmado que la gestión ha llevado a los trabajadores del club a estar seis meses sin cobrar, «y eso ha pasado de ser una broma pesada a un tema muy serio» y conllevado «problemas de salud» y «necesidad de pedir dinero a familiares y conocidos».

«El club necesita una estabilidad económica e institucional, pedimos que dé solución o se dé un paso al lado y vender un paquete de acciones mayoritario a quien verdaderamente sepa gestionar un club, aunque creemos que puede ser demasiado tarde para revertir esta situación».