Los jugadores del Extremadura durante el parón de protesta. / J.M. Romero

La incertidumbre se mantiene instalada en el Extremadura UD

El dinero del grupo inversor sigue sin llegar, mientras la plantilla prepara el choque del sábado ante la Cultural Leonesa

RAÚL PEÑA

a incertidumbre se ha apoderado del Extremadura desde hace varias semanas. Los días pasan, la fecha de la junta de acreedores, que se celebrará el próximo 27 de octubre, está cada vez más cerca y todavía no hay rastro del dinero del grupo inversor, que iba a llegar para paliar la mala situación económica que vive el club desde hace casi un año.

Los jugadores siguen sin cobrar, la competición avanza, los gastos aumentan cada día y no hay ni rastro del dinero. El Extremadura debe varias nóminas a sus futbolistas, miembros del cuerpo técnico y trabajadores de aquí para atrás, pero cada día que pasa aumenta la deuda, incrementan los gastos y la situación se vuelve insostenible.

Además, el club está en concurso de acreedores, por lo que sus movimientos en cuanto al dinero están supervisados totalmente por un administrador concursal. Esto limita mucho la posibilidad del club de hacer algún pago que rebaje la tensión hasta que los inversores depositen las cantidades acordadas. El club anunció hace ya más de dos semanas que la orden de transferencia estaba dada por parte de Khalifa Capital, pero el dinero aún no ha llegado.

Y mientras tanto en el vestuario hay división de opiniones. Por un lado, están los jugadores que piden la dimisión de Manuel Franganillo, presidente del club, como ya hizo Casto la pasada semana en una entrevista en Canal Extremadura Radio, y por otro los que desean que se confíe en Franganillo y en su trabajo, tal y como hizo el capitán azulgrana, Kike Márquez, nada más acabar el partido ante el Valladolid Promesas de la pasada jornada.

Aunque en el terreno de juego todo vaya como la seda, con los jugadores dando el do de pecho en cada jornada, en el vestuario no todos están de acuerdo en los pasos a seguir para presionar a la directiva con tal de cobrar las nóminas que se les deben.

El sábado la plantilla tiene una nueva ocasión para demostrar su profesionalidad y compromiso con la camiseta del Extremadura en el partido ante la Cultural Leonesa. Los azulgranas volverán a jugar pese a seguir sin cobrar en un encuentro que puede catapultar a los de Almendralejo a los primeros puestos de la clasificación. El Extremadura ha ganado tres de sus últimos cuatro partidos y ante el equipo castellanoleonés quiere certificar que sigue en forma y que los jugadores se olvidan de los problemas extradeportivos una vez que saltan al terreno de juego.

Mejora en el césped

Por otro lado, el Extremadura ha iniciado unas mejoras en el césped del Francisco de la Hera. El terreno de juego del coliseo azulgrana está siendo sometido a unos trabajos de resiembra para mejorar el aspecto del 'verde', que se vio castigado con las lluvias de hace unas semanas.

El club espera que los trabajos den sus frutos para el partido ante el Tudelano de la próxima semana, el viernes a las 19.00 horas, y que el estado del terreno de juego del Francisco de la Hera sea mejor que el de ahora.