Manuel Franganillo es el presidente del Extremadura UD. / HOY

Franganillo aún espera la llegada del grupo inversor, algo «clave y fundamental» para la viabilidad del club

El club trabaja en la junta de acreedores del día 27 de octubre y confía en que salga adelante la opción del pago de la deuda a 10 años sin quita

Gloria Casares
GLORIA CASARES

El presidente del Extremadura UD, Manuel Franganillo, ha afirmado que la llegada del grupo inversor Khalifa en el accionariado del club extremeño «es uno de los aspectos claves y fundamentales» para la viabilidad del club y confía en que finalmente llegue el dinero tras la firma de un contrato.

«Es el que ha avalado absolutamente todas las negociaciones, todas las medidas cautelares que ha hecho que en estos momentos podamos estar en esta situación», compitiendo en la Primera de la Real Federación Española de Fútbol.

Franganillo ha afirmado que «no hay nada que nos digan que abandonan el proyecto, todo lo contrario».

En su opinión, resultaría «decepcionante» si finalmente el grupo inversor no aterriza en Almendralejo, porque «sería dejarnos a la deriva y no creo que al final un grupo tan prestigioso como ellos hagan eso».

De forma paralela, en el club «se está trabajando a destajo» en colaboración con la administración concursal para llevar a buen puerto la junta de acreedores, que se celebrará el día 27 de octubre, ha aseverado.

Franganillo ha confesado que es «optimista» respecto al resultado final de esa junta de acreedores y de que salga adelante la propuesta que plantea el club de pagar a los acreedores en diez años, sin quita.

«Desde aquí mandarles las gracias por el apoyo que los acreedores están dando al club para que el proyecto del Extremadura Unión Deportiva salga adelante».

A su juicio, si sale aprobada esa opción en la junta supondría tener «un plan de viabilidad de tener la deuda completamente estructurada y creo que ventajosa para el club» y daría esperanzas a futuro para el Extremadura.

Mientras tanto la plantilla y el cuerpo técnico siguen sin cobrar las mensualidades y ya son varias las que se les adeuda por parte del club.

Ello ha motivado la lectura de un escrito de protesta, así como otras acciones previas a los partidos, aunque finalmente se ha descartado la huelga con la que amenazaron.