Manuel Franganillo es el presidente del Extremadura UD. / Romero

El dinero sigue sin llegar a las cuentas del Extremadura

Los jugadores no descartan negarse a jugar el sábado ante el Valladolid Promesas como medida de presión

RAÚL PEÑA

El Extremadura sigue sin ingresar el dinero proveniente del grupo inversor para paliar la mala situación económica en la que se encuentra el club azulgrana. La inversión de 3,5 millones de euros sigue demorándose y el tiempo corre en contra del Extremadura, que ve cómo pasan los días y no se arregla la situación burocrática que no permite que el capital llegue a las cuentas de la entidad almendralejense.

Una nueva semana sin noticias al respecto por parte de los dirigentes azulgranas, que también continúan esperando un movimiento por parte del grupo inversor para que finalmente la financiación económica llegue cuanto antes y pueda superarse el punto de partido en contra que tiene ahora mismo el Extremadura, ya que el club podría tener serios problemas para sufragar los gastos diarios de la competición si no hay una inyección de liquidez en los próximos días.

El pasado 25 de septiembre, hace ya 12 días, el Extremadura anunció en un escueto comunicado que el fondo que dota de capital al grupo inversor con el que el club tiene un acuerdo había remitido un documento para dar la orden, de manera inmediata, de la transferencia de dinero. De este comunicado hace ya casi dos semanas, pero nadie en la plantilla ni en el cuerpo técnico tienen noticia alguna de que la partida económica vaya a llegar. Esa noticia fue recibida por parte de jugadores, trabajadores y afición con optimismo, ya que de ser así se iba a paliar el principal problema del Extremadura a corto plazo, y es que el club no dispone de liquidez.

El próximo 27 de octubre es la junta de acreedores, en la cual el Extremadura necesita llegar a un acuerdo con los propios acreedores para trazar un plan de viabilidad económica para hacer frente a los pagos. Si a ese día el club llega sin dinero se podría dar la situación de que el Extremadura UD vaya a liquidación. El tiempo corre en contra del club, que necesita ya una solución.

Y mientras tanto la plantilla del Extremadura sigue entrenando en la Ciudad Deportiva de Almendralejo para preparar el choque ante el Valladolida Promesas. Los jugadores no confían ya en las opciones de Franganillo de traer dinero a Almendralejo y sopesan seriamente no presentarse al partido de este sábado.

La plantilla azulgrana se siente engañada y cree que el comunicado del pasado viernes ha caído en saco roto. Ahora pueden tensar la cuerda con su incomparecencia en el choque liguero, pero habrá que esperar a los acontecimientos para saber si llevan a cabo esta drástica medida.