Almendralejo limpia sus calles mientras calcula los desperfectos

GLORIA CASARES