Alberto Benítez es diseñador de moda y artesano de la costura. / hoy

Alberto Benítez: «La verdadera elegancia está en la sencillez»

Este diseñador, que ha trabajado con marcas como Loewe o YSL, gestiona un taller en Almendralejo para vestir con artesanía

Gloria Casares
GLORIA CASARES

Después de haber trabajado con diseñadores como Ion Fiz en España y en Londres, donde trabajó con Emilio de la Morena, Alberto Benítez decidió hace unos años abrir su taller de diseño de moda en Almendralejo.

Ahora, después de unos años con su taller, reconoce que las cosas no son fáciles en el mundo de la moda, pero está contento con la marcha del negocio y cada vez son más sus clientas, «esto es una profesión que se aprende muy poco a poco para poder especializarse». Y para lograrlo trata de seguir el consejo que le dio un amigo, tener siempre los ojos muy abiertos. No cree que sea más difícil por tener el taller en Almendralejo. «Es que yo quiero tirar por la parte de artesanía. Moda ya hay mucha, se hace todo en China y te tienes que distinguir de una manera distinta, la mía yo quiero que sea la parte artesanal».

Aunque hay clientes que tienen clara la idea del encargo, «pero a mí me gusta poner un poquito de mi parte a la hora de diseñarte el vestido. Yo intento darle el pellizco mío».

Admirador de Balenciaga y de Raf Simons, diseñador de Prada y antes de Dior y de Calvin Klein, Benítez ama la sencillez.

«La verdadera elegancia está en la sencillez. Mientras más sencilla vaya la persona y tenga un punto focal, o sea, el punto donde tenga que dirigirse la mirada, que si tenemos una clavícula muy bonita, pues un escote barco. Y luego, que sea supersencillo, pero que tenga algo especial». «Lo primero que hago es ver a la persona, ver qué cuerpo tiene y así puedes saber qué le puede sentar mejor o peor».